viernes, 30 de diciembre de 2016

A por el 2017...

   Señores...
el año se termina, por fin.
Llegados a estas fechas, todos hacemos balance, mental, escrito, con fotos, de lo que ha sido nuestro año y por supuesto, como comprenderán, yo no voy a ser menos.
   Mi año...mi año podría calificarlo como neutro. Ni bueno ni malo.
Tal vez malo porque he estado poco a su lado. Les abandoné a casusa de mi fallido ordenador, les dejé un poco de la mano porque tal vez me abandonó el ordenador y me abandonó el "ingenio", por decirlo de algún modo, si es que de vez en cuando lo tengo...me abandonaron las manera de contarles las cosas...sabiendo como sé, que no necesitan de mis historias para vivir, aunque a veces les hagan sonreír un poco...
Tal vez bueno porque profesionalmente di un paso que tiempo atrás deseaba.
Pero como con todo, a veces lo bueno es justamente no conseguir aquello que deseamos. Una contradicción verdad?...
   Ya que estoy haciendo balance, no puedo más que decirles GRACIAS...porque aun estando poco, han venido a verme cuando me he pasado por aquí.
   Gracias también a mis amigos por, un año más, aguantarme, vivir y convivir a mi lado. Por estar conmigo en las alegrías y en las penas, por hacerme reír y estar a mi lado cuando he llorado.
Gracias al destino que nos pone a personas nuevas en nuestro camino y que aunque no entendamos, igual que nos pone, nos quita.
   Gracias a ti. Mi propio Mr. Big.
Tú, que siempre estás. Mi edificio Chrysler. Mi apoyo en muchísimas ocasiones. La persona que en los momentos de pánico me hace reír. Y en los que no son de pánico también.
Este año quizás lo recuerde con cariño por alguna que otra cosa, entre ellas que te dije te quiero.
Porque lo necesitaba, porque te lo debía y sobre todo porque me lo debía.
Porque si algún día dejas de ser mi propio Mr. Big, mi edificio Chrysler, (bueno, seguramente eso no pase)...nunca podré decir que no te lo dije a viva voz. Porque tal y como tú dices, te lo digo muchas veces.
   A menos de 48 horas de que el año se acabe, puedo decir que tengo ganas de que eso suceda. Tengo tantas que casi corro más que los días.
Casi como esperando que el próximo año que va a empezar, me vaya a traer todo aquello que este no me ha dado, me vaya a devolver todo lo que este me ha quitado.
Una gran responsabilidad para el nuevo año no creen?...
Bueno, también dicen que la esperanza es lo último que se pierde...no vamos a empezar un año pensando negativamente no?...
   Así pues sólo me queda decirles que confiemos en que el próximo año vaya a ser mejor que el que dejamos, que les venga lleno de alegrías, que las tristezas que tengan que tener sean pocas y que lo pasen en la mejor compañía posible. Dejen atrás todo lo malo y céntrense en lo bueno.
   Yo?...yo voy a hacer lo mismo que les he dicho a ustedes, confiar en que el próximo año va a ser mejor, va a estar lleno de alegría, voy a desear que las tristezas que tenga que pasar, sean pocas y por supuesto, voy a procurar pasarlas con la mejor compañía posible.
Voy a disfrutar lo máximo de cada pequeña gran cosa, voy a procurar aprender a que lo no relevante me resbale, a saber diferenciar lo importante de las payasadas de las personas que necesitan hacerte pequeña para ser grandes...sin saber que eso dice más de ellas que de nosotros...
   A ti te voy a seguir queriendo, porque hace años que no sé hacerlo de otra manera...jajaja...eres un gran mejor amigo.
   Señores, gracias.
Que su entrada de año sea estupenda, recuerden la ropa interior roja y todas esas supersticiones divertidas que nos acompañan, que seguramente no valen para nada, pero divierte hacerlas.
Yo este año voy a tener un puñado de lentejas en la mano. Como no me las podré cenar...
Quién sabe...puestos a las supersticiones varias...a lo mejor me acercan a mi adorada Italia...
Feliz año, a por el 2017!!!


 


30-12-2016

lunes, 12 de diciembre de 2016

El dentista...

   Señores, tenía que pasar, vengo del dentista.
Sí, no es algo que guste pero era necesario.
He ido para adquirir un compromiso a largo plazo. Con la dentista. O sea, no con ella, con él.
Con el aparato que me ha puesto en los dientes.
   Cómo nos cuesta ir al dentista eh?...en todos los sentidos digo...
A mí me cuesta pues mucho...porque los aparatos que tienen allí dan miedo y si además han de pincharme, más. De hecho yo pido anestesia para la anestesia.
Esta vez no ha hecho falta, porque sólo era colocar la ortodoncia, pero ya me ha dicho que cuando me la quiten, dentro de muchos meses aunque ella dice que no son tantos, tendrá que quitarme las muelas del juicio.
Las del juicio saben?, ya tenía poco y me lo quieren quitar...mal vamos...Entonces sí que hará falta anestesia para la anestesia e incluso llamar a algún adulto que ponga algo de tranquilidad en ese día...
   Pero yo esta vez iba muy tranquila, así soy yo, que cuando sé que no va a doler voy con calma, serena, relajada y llegando tarde.
Que no fue culpa mía, es que tenía que llevar la moto al mecánico porque se ha quedado sin batería y tuve que sacarla del garaje arrastrándola que me tocó llamar al portero, porque no pude ni dar dos pasos seguidos por la rampa de salida porque conforme subí, la ley de la gravedad me devolvió a mi sitio de origen.
Así que subí a pedirle ayuda al conserje, un señor muy majo, enseguida se puso detrás de la moto a empujar y la sacamos a la calle. Luego quedaba lo peor, que era llevarla desde mi casa al taller.
Qué sudada...qué manera de empujar...que yo me daba ánimos a mí misma porque no sé ni como llegué al taller. Que hasta le mandé un mensaje a mi amiga E en plena agonía diciéndole, si no sobrevivo a este viaje de llevar la moto, os quiero a todos, dilo de mi parte, no vaya a ser que me de un mini infarto en el camino y no lo pueda decir yo.
Pero llegué al taller, porque soy muy aries y porque me tomo este tipo de cosas muy en serio y si digo que voy a llevar la moto, la llevo.
Entonces el mecánico me miró muy seriamente mientras yo recuperaba el aliento, la compostura y la vida y dijo, "pero cómo traes esta moto hasta aquí arrastrando?" y yo le dije, que no lo sabía, que sólo tenía claro que si quisiera podría tener un hijo porque nunca en la vida había empujado tanto.
El caso es que llamé al dentista para decirle que iba a llegar tarde porque primero tenia que pasar por casa para ducharme y cambiarme.
A lo que iba que luego dicen que me pierdo en los detalles y me disperso...
   Les decía que estaba tranquila, relajada, serena...pues como soy yo normalmente cuando el mundo no se empeña en llevarme la contraria, vaya.
   Llegué, enseguida me llamaron por mi nombre porque es una consulta muy familiar y porque soy inolvidable, me pasaron a la sala de espera e hice lo que se hace siempre en estos casos. Coger una revista que no lees, porque te dedicas a mirar de soslayo a las demás personas que están esperando.
Cinco minutos después, todo un logro, estaba en la consulta de mi nueva dentista favorita que se dedicó a hacerme unas fotos de mis dientes con una cámara con un flash extremadamente luminoso, mientras me decía, sonríe muy grande. Y yo pensando, hombre, puedo sonreír lo que me da de si la sonrisa, no soy el Jocker...
Una vez hechas las fotos, te sientan en la silla esta que es como de nave espacial pero con bandejas y una luz que te da en la cara y no favorece en absoluto. Te colocan una servilleta que enganchan con una cadena y ahí estás, con la boca abierta.
   Pero eso no es lo peor. Lo peor es cuando te dice, te voy a limpiar la boca y tú piensas, porqué si ya la traigo yo limpia de casa?, qué has visto?...te echan agua con el tubo este que es como una manguera venida arriba porque es un híbrido entre mini manguera y jeringa y para recogerla te meten el aspirador. Ese tubo flexible que aspira haya o no algo que aspirar, que por momentos se te escapa y que no para de hacer ruido.
   Una vez acabado el proceso de limpiar y recoger, viene el momento colocar los brackets.
Y este más que un momento incómodo, fue un momento comprometido.
Porque llegó la dentista y le dijo a su ayudante, "tráeme el abrebocas".
Y yo pensé, ya está. Ahora viene una señora que te ofrece el Neverfull de Louis Vuitton a mitad de precio y por tanto, te quedas con la boca abierta.
Pues no.
Resulta que es un plástico con dos dispositivos que se meten en la boca, que sujetas con los labios y que impiden que, como su nombre bien dice, cierres la boca.

Y cuando una está ahí sentada en la silla de la nave espacial con bandeja e instrumentos varios incorporados, con la servilleta enganchada con una cadena, con el abrebocas de plástico puesto, se hace la pregunta más normal del mundo...
"Cómo se me verá desde fuera?...y porqué no cierran la puerta de la consulta que pase quien pase me va a ver así?"
Así que yo, como tengo que responderme a todas las preguntas que me hago, quise verme reflejada en la lámpara incómoda. Incómoda la lámpara e incómoda la bandeja de instrumentos porque fui a moverla para verme y le di un golpe haciendo sonar todos los aparatos esos de tortura que tienen ahí puestos.
Que ustedes con toda la razón dirán, y porqué toca?.
Y yo con toda la mía, la razón, les diré...es que no acaban de leerlo?...porque tenía que mirarme...
   Minutos después de que la bandeja y el instrumental me delatasen llegó de nuevo la chica dispuesta a colocarme los brackets.
Llega y me dice, te voy a poner una cosa...
Me pone una especie de pegamento o yo que sé, le tira agua, aspira con el tubo aspirador, me vuelve a poner...chica!, si ya has puesto para qué lo quitas?, es que no servía?...
Y comienza, uno por uno a colocar en cada diente un bracket. Cuidadosamente y empujando para que quede perfectamente pegado y sujeto.
Empujando que yo pensaba, me vas a romper la pala y ya no habrá donde poner nada, se va a quedar vacío o me vas a poner el diente recto, una de dos...
Y otra vez en esta situación una se pregunta...me estará poniendo los brackets como yo le dije o los estará poniendo de metal como cuando tenía doce años?...porque como yo no he podido verlos porque estoy aquí tumbada que no sé si dormirme o si me voy a caer de la silla espacial...
En menos tiempo del que imaginaba ya los tenía todos colocados.
   "Ahora vamos a quedarnos así cinco minutos y ya hemos acabado".
Porqué se incluye en el vamos a quedarnos así si no es ella la que lleva el plástico ese...y porqué no hacen las sillas espaciales más cómodas?...no sé...es que son dudas que una le surgen mientras está esperando...
Después una breve explicación en cuanto a cuidados y poco más, que la historia ya me la sé de cuando me lo pusieron cuando era pequeña...
Dentro de dos meses, me los ponen bajo...
Habrán cambiado entonces la silla?...




12-12-16

domingo, 13 de noviembre de 2016

El dedo enganchado...

   Queridos y queridas...cómo están?
Sí, pongo queridos y queridas para que nadie se ofenda y porque no quiero usar la @, me parece un poco manido.
   Tengo que comunicarles que estoy muy contenta.
Empecé a escribirles desde otro ordenador, uno de la manzanita, pero ahora mi mejor amigo me ha arreglado el ordenador que ustedes ya conocen, mi pequeño vaio color azul noche.
Y tengo una alegría renovada.
Porque yo no quiero tener problemas con ordenadores ajenos y menos propios. Ya saben que la fama me precede, la de divina con pelazo que tiene problemas con la tecnología.
Así que, ahora que ya tengo arreglado mi ordenador, gracias mejor amigo, me quedo con este y nos evitamos problemas.
   Pero cambiemos de tema.
   Se acuerdan que les comenté que estuve mal de la mano?...uy, no se pueden hacer una idea...drama total.
Me levanto un día tan tranquila y encuentro que al cerrar la mano sentía dolor.
Y yo el dolor no lo llevo bien. Que ustedes dirán, ni yo ni nadie. Están en lo cierto, pero yo más.
Y ahí estaba yo aguantando mi dolor como una campeona. Y porque no me gusta quejarme ni ir al médico, pero pasado un tiempo se me hinchó la mano y casi no la podía cerrar.
Y dolía. Dolía mucho.
Pero yo como dice mi amiga E, como lo que somos, como señoras. Y ahí estaba yo aguantando el dolor.
(Que digo yo que un día le voy a tener que explicar que no somos señoras sino señoritas, pero eso ya lo haré).
   Oigan, pero un dolor y una hinchazón...que extendía la mano y parecía Iron Man.
Iron Woman, en este caso.
   Y llegó un momento en el que no podía más ni con mi vida, ni con mi mano, ni con el dolor. Pero como ya saben que no me gusta hacer dramas de lo cotidiano, seguí haciendo vida casi normal...
(Casi normal saben?, como si alguno hiciésemos vida normal).
Y trabajando pasó.
Qué pasó?, ahora se lo cuento.
   Estaba yo una tarde tan tranquila, trabajando, colocando en orden las cosas que las personas se empeñan en desordenar y me di un golpe en el dedo de la mano mala.
Y el dedo se encogió. Se pinzó. No sé lo que pasó. Pero se dobló y no podía extenderlo.
Pero como imaginarán, no se dobló normal. Se dobló de una manera rara. Porque yo soy yo.
Se dobló como una garra, menos la última falange del dedo, que quedó extendida. Y no lo podía extender como ya les he dicho.
Entonces me sobrevino el drama. Bueno, es mentira. Me vino el pánico.
Porque yo quería extender el dedo y el dedo no quería obedecerme. Y entré en pánico total cuando mi jefa llegó y dijo, se te ha roto el dedo!.
Y yo no digo nada, pero cómo iba a romperme el dedo si lo tenía todo encogido?. Además, tampoco podía decirle nada, estaba demasiado ocupada en mi propio pánico empezando a ponerme blanca y mareándome.
Así que me tomé un respiro para sentarme porque estaba al borde del desmayo.
   Y así en pánico estábamos mi jefa y yo, y mi compañera. Y mi dedo.
El único que no estaba en pánico era el mensajero que vino a recoger unos envíos. Y viendo el festival que ahí se había organizado decidió tomar las riendas del asunto e intentar calmarme.
(A día de hoy aún se lo sigo agradeciendo).
Y yo con el dedo debajo del agua...que no sé porqué motivo lo hice, pero ahí estaba. Gritando con mi compañera. Casi pidiendo la epidural.
Y el mensajero alzando la mano y diciendo, tranquila.
(Cómo iba a estar tranquila si mi dedo estaba tomando decisiones propias si contar con el resto del cuerpo?, y si se me quedaba el dedo así para siempre?, y si no podía ponerlo recto nunca más?, y si me cogía así sin el pelo lavado ni nada?. Está claro, el drama me persigue allá donde voy).
Tranquila, seguía él. No pasa nada, no tienes el dedo roto, relaja la mano y se soltará.
(Cómo iba a relajar la mano si me iba a desmayar?).
Y eso hice.
Y el dedo volvió a su sitio.
Pero ahí no acabó la cosa, ese mismo día y días después volvió a engancharse y volver al sitio al instante en que sacudía la mano o me daba un ligero masaje.
   Y claro, pasó lo que tenía que pasar...que tuve que ir al médico.
Al traumatólogo. Y de la seguridad social...
(Síiii, ustedes también pueden reírse, yo ya lo hago).
   Para mí es que ir al médico es como comerse un huevo Kínder, nunca sabes la sorpresa que te va a tocar.
Y como es normal en mí, me tocó una médico que era una crack.
"Eso que te pasa en la mano, me dijo, es porque está inflamada, dijo sin mirarla ni tocarla, así que la próxima vez que vengas, (dos meses después), te infiltro".
Se podrán imaginar mi cara. No, no era cara de asombro, ir al traumatólogo y que me haga un diagnóstico sin tocar la zona afectada no es una sorpresa, era la misma cara que puse cuando en el avión a Roma la azafata no quiso darme una botella de agua o en su defecto un vaso para tomarme una pastilla.
"No va a infiltrarme, le dije muy seria, el dedo se queda enganchado, como si algún músculo se pinzase, le expliqué". Y hablando de usted, porque cuando me pongo seria y voy a un médico tan competente le hablo de usted. Y ella que sí. Que otra opción era ir a la ortopedia y comprar parafina, que se ponía en la mano y me calmaría la inflamación, que eso se calentaba en el microondas y...y que ya me lo explicarían allí.
(Yo iba a nominarla al Oscar, pero como me lo van a dar a mí y estamos en España, a ella que le den un Goya por su actuación).
Y que en la próxima visita, quisiera yo o no, me iba a infiltrar.
Menos mal que estos médicos te dan visitas para dos meses después...y que no me caía la mano...
   Y yo ahí, viviendo en un ay, en un brete, en una discordia, en un vivir sin vivir con mi mano y su apéndice inflamado, sin poder coger mi moto porque no podía cerrarla...
...una moto que se merece circular por la ciudad para embellecerla.
   Han pasado dos meses desde que el dedo se me quedó enganchado. Un día cualquiera, la mano en uno de sus momentos de quedarse enganchada hizo clack y se abrió del todo.
Mi mejor amigo que es médico en sus ratos libres, dice que se me habría hecho una bolsa con líquido como cuando pasa en las rodillas y se rompió.
Aunque a veces me duele y cuando tocas en un determinado punto se nota "algo", creo que nunca llegaremos a saber exactamente qué tengo y cuál fue la razón por la que un día de repente la mano volvió a su relativa normalidad.
Porque mi mejor amigo es como la médico que me quiere infiltrar la semana que viene y como ya le dije, no lo va a hacer, médico en sus ratos libres.
   Cuando vaya al Doctor Sotomayor él me dirá lo que tengo, porque presuntamente es un médico de verdad...una lástima que tenga que ser pagando.




13-11-16
Foto: Aprilia Compay Custom

domingo, 16 de octubre de 2016

He vuelto...

   Señoreeeees!!!
He vuelto.
(Y no es una amenaza).
Que me había ido sin avisar.
Pero no por mí eh?, que ya saben que yo no tengo la culpa de nada nunca.
Es que ha pasado. Se me ha roto el ordenador.
Y supongo que imaginarán porqué ha pasado, porque mi vida es un drama.
Porque el ordenador no se ha estropeado de una manera normal. Ha sido de manera selectiva. Y funciona a veces sí y a veces no.
Y así no se puede. Yo así no puedo.
   Esto nos lleva a que vamos con retraso. Ustedes y yo.
Yo porque tengo mucho que contarles y ustedes porque, reconózcanlo, me echaban de menos.
Cuatro meses sin hablarles no puede ser.
   No he podido contarles que he estado mal de la mano, que he tenido un tendón inflamado. Pero esto ya se lo explicaré en otro momento, porque como ya saben, todo me pasa a mí y todo merece una explicación.
Y lo del tendón inflamado lo sé porque en mis ratos libres soy médico.
   A eso hay que sumarle el ordenador estropeado de manera selectiva.
Y yo así no puedo.
   Pero es que además, no he podido desearles un buen verano. Y claro, he de suponer que lo han tenido porque ahora ya ha pasado y aunque no lo parezca es otoño.
   Lo ven?, esta clase de contratiempos me pueden. Porque yo quiero no tener problemas. De ningún tipo. Sobre todo informáticos. Y los tengo. Y ustedes y yo sabemos que no los sé gestionar. Y los de la manzanita tampoco.
Porque he tenido problemas con la manzanita.
   Me cambié el teléfono, quise poner la tarjeta de otro en el anterior y la lié parda.
Lo han entendido no?, imagino que sí, porque me explico con una claridad meridiana.
Bueno, pues en el proceso hubo algo que yo no entendí y se cambió mi línea en todos los grupos de whatsapp con el otro número y tuve que avisar a todos de que había sido un error, obviamente del teléfono, que no mío, y mis amigos lo entendieron perfectamente.
(Entendieron perfectamente que no me aclaro, digo).
Lo entendieron perfectamente porque saben que este tipo de cosas sólo me pasan a mí.
Y porqué?, porque la tecnología es muy pesada. Y nadie la entiende. Como a ciertos hombres. Pero eso ya es otra historia y un jardín en el que ahora mismo no me quiero meter.
Y tuve que decirles a todos, quitadme con este tele´fono y agregarme con el antiguo, que es el normal.
Y ustedes saben en cuántos grupos nos incluyen así a la ligera?, pues en muchos.
Que yo no digo nada, pero lo de los grupos se nos va de las manos.
   Al final y para no cansarme hice un copia y pega.
Y tengo que contarles algo, nadie me añadía en el grupo de mi familia. Y no entendía porqué.
Si quierne hacerme daño que me digan que no hay coca cola, ni cápsulas de nespresso, pero que me añadan al grupo, que soy de la familia. Y lo digo con la voz del padrino, que mola más.
Y al final tuve que mandar un mensaje del tipo, vais a añadirme?, y me dijeron que la administradora era yo.
A ver, porqué soy la administradora y nadie me lo notifica con un ramo de flores o un relojazo?.
Es que si no cuidamos los detalles...de verdad...
   Y para que estén el corriente de todo, he pasado la itv del coche, pero de eso también les hablaré otro día.
   Y ahora les dejo.
Pronto volverán a saber de mí, ahora que sé que me pueden dejar un ordenador...(de la manzanita)...
   Les echaba de menos, vuelvan pronto.

domingo, 5 de junio de 2016

Cuaderno de bitácora...

   Porque hoy por hoy encontrar un trabajo es una suerte, pero si además es un sitio en el que te gusta, la suerte es mayor. Así que, me siento bien.
  
   Cuaderno de bitácora...
Tras la primera semana, el capitán y la tripulación han parado en puerto y reclutado a nuevos marineros.
A pesar de ser marinos de agua dulce nuestra incorporación ha sido recibida de buen agrado por su parte. En menos de un mes volveré a ser la pirata que fui...
    Atracados en puerto, recibimos la visita de una capitana de un barco que está de paso, sorprendida por mi manera de hablar, da por hecho que soy nacida en Cerdeña, cuál es su sorpresa cuando le digo que soy del puerto en el que nos hallamos, temo que no me acaba de creer, pues persiste en su idea de que soy nacida en esa isla italiana.
Al abandonar nuestra embarcación, deja el tesoro de su conversación y una de las despedidas más bonitas que jamás he escuchado..."...e buona fortuna en l'amore..."...
Seguro que así será capitana...




05-06-16
Foto, isla de Cerdeña, Italia
 
 
 
 
 

lunes, 16 de mayo de 2016

Cuando los ordenadores no funcionan...

   Señores, mi vida es un drama.
Sí, ya sé que lo saben, que no es la primera vez que leen esto y todo lo que ustedes quieran. Pero hacía mucho que no se lo decía. Reconózcanlo.
Reconózcanlo porque es así.
Más que nada porque visto lo visto, se habrán dado cuenta de que últimamente les he compartido unos pensamientos más cercanos...más sentimentales. Y es que una, aunque muchos crean lo contrario, tiene su corazón.
Y en él no habita Prada. Que los conozco y sé que están pensando cosas de ese estilo.
Por si no lo saben yo tengo un corazón muy grande.
Y en él habitan muchas personas a las que quiero.
(                            )
Sí, Prada también. En general habita prácticamente todo lo italiano, pero bueno, la cuestión no era esa, que se ponen a hacer que divague y luego me voy por los cerros de Úbeda.
Que yo no digo que si hay que ir a Úbeda se vaya, pero yo por cerros no voy señores. No porque a ver si no llevo el calzado adecuado y se me dobla un pie, me caigo y voy rodando y esas cosas no.
Bueno a lo que iba, que me distraen.
   Señores, mi vida es un drama.
Mi ordenador se va. Sí. Ha pasado.
Todos sabíamos que este día iba a llegar. Y con todos me refiero a ustedes. Yo pensaba que mi ordenador iba a ser eterno. Pero se ve que no.
Es que saben qué ha pasado?, pues se lo voy a contar.
Estaba el otro día tan tranquila, aquí viendo cosas importantes, como saber a qué huelen las nubes y qué significa soñar que vas en un coche y de repente sale una pantalla azul con un montón de letras empieza una cuenta hasta cien y se apaga el ordenador, así sin más.
   Y yo qué hice?, pues lo que tenía que hacer. Decir, uuuuuuuuuuuuuuuh!!! y apartarme por si acaso el portátil explotaba y se le ocurría mancharme o algo.
Después di un golpe de melena, que para eso la tengo y como el ordenador volvió en si, seguí con lo mío. Estaba segura de que eso había pasado porque estaba buscando una cosa sin sentido. Formularía la pregunta de nuevo y entonces todo seguiría su curso normal.
Google..."a qué huelen las cosas que no huelen?". (Ay, que esto no es Siri, dije escribiéndolo). Y otra vez.
Está claro que no quieren que sepamos este tipo de cosas, porque sino yo no lo entiendo.
   Ahora sí que ya. El botón del pánico se pulsó, yo entré en pánico, el ordenador no sólo no salía y entraba a placer de la pantalla azul sino que además incluso a veces se apagaba sólo.
Pero que digo yo una cosa, porqué se tiene que apagar cuando yo no se lo he pedido?, y ahora qué se supone que tenia que hacer?.
Pues ustedes hagan lo que tengan que hacer, que yo hice lo mismo. Le miré con cara de pena. Y le hablé. Porque a las personas se les habla para que entren en razón, (bueno, menos a los tauro, los libra y los géminis que son un..., perdón)...lo miré con ojos vidriosos y le dije, "no quiero perderte, no me dejes ahora"...y volvió. Volvió para volver a irse a los diez minutos.
Y ustedes dirán, eso pasa con las personas, no con los objetos. Sí claro...como si mi ordenador fuese un objeto, como si no supieran ya de sobra que él tiene vida propia, o es que no lo han ido leyendo en todo este tiempo?...
   Entonces llamé a mi mejor amigo. Y le dije que el ordenador no iba y que le mandaba una captura de pantalla de lo que estaba pasando, de la pantalla azul. Y él que sería una foto. (Mi amigo es que es libra, lo ven no?)...
Y me explicó que tenía que apretar una tecla, la F8.
Y qué quieren?, en mi humilde ignorancia informática pensé que apretando esa tecla todo se arreglaría. Como en las películas, que le dan al botón y la bomba se desactiva. Y todos son felices. Y sale Ryan Reynolds con barba de tres días y una camiseta básica que a pesar de serlo a él le queda bien porque claro, es la típica prenda que qued...(perdón)...
   Pues no se arregló. Fue a peor. Y yo con estas cosas no puedo. Porque no sé lo que tengo que hacer.
Entonces le hice una nota de voz a mi amigo. No les digo nada y se lo digo todo.
Ustedes se han oído cuando hacen una nota de voz?, pues yo sí. Y me da vergüenza, pero es lo que hay. Vaya nota de voz señores. Porque si de normal me explico dando vueltas, imaginen explicando un problema informático.
Pero mi amigo es bien. Y me entiende. Yo no se lo digo, pero es un poco semi héroe. Y me dió una posible solución. Y tampoco funcionó. Y yo no me quejo, ya lo saben, pero es que todo tiene que pasarme a mi?!!!

   Así que quedamos una mañana, a ver si podíamos arreglar algo.
O sea él.
Que apareció con un juego de destornilladores y yo con mi cara de sorpresa en plan, pero y eso?. Pues resulta que eran para abrir el ordenador, que yo tengo mucha fe en el él, no crean...pero yo a ese plan le veía lagunas. Más que verle lagunas es que decía, a que cuando vuelva a cerrar el ordenador le sobran piezas?.
Que ese hecho a mí no me preocupaba nada saben?, yo di otro golpe de melena que para eso la tengo y le dije levantando la mano, tranquilo, a peor no podemos ir.
(Porque me gusta demostrarle que confío en él. Por eso y porque si me daba el ordenador abierto a ver quién lo cerraba).
Y sacó el ventilador y lo limpió mientras decía que en ocasiones el polvo no permitía que funcionase bien y que esa podría ser una causa. Y yo entrecerraba los ojos y asentía, pensando en lo que dice mi amiga E, que "cada uno entiende de lo suyo".
Que tengo que decirles que mi amigo no es informático, pero eso no importa. Hubo un nuevo intento de que el portátil funcionase, pero mi ordenador va por libre y dijo que no funcionaba. Y que cuando dice que no, es no.
Luego quitó otras cosas. Que les diría cuáles eran, pero sinceramente, no me acuerdo de sus nombres. La memoria o algo así.
Y al cerrar no sobró ninguna pieza.
Porque no sé si mi amigo sabe lo que hace, pero como parece que está tan seguro de sí mismo, yo presupongo que sí.
   Y aquí sigo cuatro días después, que se enciende y se apaga sólo. Pidiéndole que resista, que no lo quiero cambiar.
Porque no sé si lo saben, pero cuando lo compré me lo dieron con su bolsa a juego. Azul.
Que años después me regalaron una de Mickey, pero eso no es cuenta. Qué hago yo ahora con todo eso si lo pierdo?. Con todo lo que hemos vivido juntos...Dónde van los ordenadores cuando ya no funcionan?, al cielo de los ordenadores?. Aaay cuántas preguntas sin resolver...
   Por si acaso he empezado a mirar portátiles, por si un día decide que basta ya.
Y como no entiendo de ordenadores porque cada uno entiende de lo suyo como dice mi amiga, les he preguntado a mis conocidos. Y cada uno me ha dicho una marca distinta. Y así yo no puedo porque soy muy indecisa.
No les voy a mentir, yo quiero uno de la manzanita. Pero ahora no me lo puedo permitir. Y si no puedo, no puedo.
Así que he entrado en la página web del triangulito y como no puede ser el que me gustaría, he visto otros, he visto uno azul, muy bonito, porque que sea azul es importante, o que sea de color. Porque los ordenadores grises no es que sean mal, pero tampoco son bien. Son aburridos.
Sino la manzanita porqué ha sacado uno rosa?, para personas como yo, dirán ustedes. Pues no. Porque saben que esos colores sí...pero en el fondo son aburridos. Y para personas como yo, vale.
   Y dice mi amiga M que me compre una tablet.
Que su marido E dice que ahí no me saldrán pantallas azules que me hagan entrar en pánico.
Pero yo lo de la tablet no lo veo. No, porque tendría que comprar un teclado aparte y tener memoria externa para las cosas importantes.
Y ya eso me parece mucho lío. A ver si va a pasar como una vez que pregunté en fb si alguien tenía una memoria externa y un amigo me dijo, "de qué tamaño" y otro respondió, "que quepa en el bolso, lo veo venir"...
Sí claro...como si esas memorias las fuésemos a llevar en el bolso normal. Es que no ven que para eso te compras un bolso adrede sólo para la memoria?...
   Total, que le he vuelto a preguntar  a mi amigo si la marca del portátil azul era buena y me ha dicho que si, pero que dependía de lo que llevase dentro.
Pues dentro llevará lo que llevan todos no? eso es igual para todos no?, a ver yo no voy abriendo ordenadores pero vamos que digo yo que todos llevarán las piezas esas que llevan...
Que si más memoria, más tarjeta, mayor velocidad de procesador...
Pero tarjeta de qué, si con la tarjeta lo voy a pagar yo...
Al final le he dicho que le haré una captura de pantalla de las características del ordenador y que él me de su opinión...
Y luego yo lo cogeré en azul o rojo...o no sé...
Es que tengo un lío...



(16-05-16)
Ilustración, Jordi Labanda.

lunes, 2 de mayo de 2016

jueves, 14 de abril de 2016

Ahora...

   Ahora que voy a cumplir un año más, ahora que voy a cambiar de cifra, de decena...resulta que mi sobrino Mario me mira sorprendido y me dice, "...tienes...años?, si yo creía que tenías..."...(y me dice diez años menos de los que tengo).
Comprenderán que la hemorragia de satisfacción me recorrió todo el cuerpo.
   Ahora que voy a cumplir un año más, inconscientemente hago "balance" mental, creo que como casi todos los años cuando se acerca mi cumpleaños. Cosas de ser una persona analítica...me da por pensar demasiado, por hacer retrospectiva, balances, análisis y buuuf...analizar que no tengo que analizar.
   Ahora que tengo media vida...creo que algunos dirían que soy mayor. Que no he "logrado" lo que la sociedad presupone que he de lograr.
Cosas como un marido o una pareja estable, tal vez niños, un trabajo fijo, quizás casa propia...
Soy una mala adulta. No estoy cumpliendo con la sociedad. Claro, que tampoco es que de mayor quisiera ser adulta...o mayor.
Las cosas a veces no salen como uno las planea. O como uno desea que salgan. O como te prometen que van a salir.
   No me quejo, bueno, un poco sí. Ya saben que soy de queja fácil.
Es cierto, no tengo todo lo que había planeado. Pero tengo otras cosas.
No tengo todo lo que me habían prometido. Mentira.
No tengo todo lo que me HABÍAS prometido.
Lo ven?, ya me estoy quejando. No es culpa mía, es que el piano de Yiruma suena fuerte y me ha avivado el corazón, los recuerdos.
Sí. A veces pasa.
Pasa que te recuerdo.
A veces.
Hale ya lo he dicho.
   Saben?, por alusiones al anterior comentario he puesto esta foto. Me veo en mi adorada Roma y no puedo evitar sonreír. La añoro.
La añoro desde antes de haber ido por primera vez. Ella sabe que nos debemos algo.
No lo puedo evitar.
Qué tendrá esa ciudad?...
 








 Qué grande Benedetti no creen?, y qué apropiado...


   Dice mi amiga Estefania que los cambios de década vienen genial, que son positivos...
Mis amigas son unas grandes de España. Se lo había dicho a ustedes?, creo que alguna vez.
A ellas sí, claro. De hecho se lo digo muy a menudo. Son unas grandes. Son enormes. Enormérrimas.
Los amigos son nuestro kit de supervivencia.
   Escuchándola me imagino cual Alicia en el país de las maravillas, abriendo una pequeña puerta y entrando en un nuevo mundo...como si mi vida fuese a cambiar al cruzar una puerta, al cambiar una cifra...
Pero bueno...en el fondo tiene razón no?...es verdad...La vida puede cambiar al cruzar una puerta..., al encender un ordenador..., un día de lluvia.
Y así, casi sin darnos cuenta, algo cambia.
   He llegado a la conclusión de que uno no cambia con el tiempo. Sólo se define. Se redefine más bien.
No, evidentemente no somos los mismos ahora que hace veinte años, por más que la canción se empeñe en recordarnos que "veinte años no es nada"...
(Sí es, sí...)...
Las ilusiones, las vivencias, las decepciones van modelándonos, van redescubriendo nuestro propio yo.

Aquí me tienen, como muchas otras, inclumpliendo lo que dicta veladamente la sociedad.
Sonriendo a esos que dicen que no es necesario cumplir con "ciertos convencionalismos" "llegada una edad" mientras su cabeza les dice que si la situación es así..."por algo será", seguro que llegan a pensar en la tranquilidad de su casa (propiedad del banco)..."alguna rareza tendrá"...
(Indudablemente será que sus vidas son un ejemplo).
Aaaaay...las rarezas, qué término tan abstracto...
   Ahora que voy a cumplir un año más, no dejo de recordarme que como leí en un artículo, debo ser "para tanto", de hecho lo soy...(jejeje sí, soy aries, nos sobra modestia) y otros pueden recordármelo, o no. Pero yo no puedo olvidarlo. No puedo olvidarlo nunca.
Y cada uno de ustedes tampoco.
Ahora que voy a cumplir un año más, me doy cuenta de que no necesito muchas de las cosas que hace tiempo creía necesitar. Ni materiales ni personales.
Se persiguen los sueños. No a las personas. No puedes tratar de tener en tu vida a quien no quiere estar. A quien no debe estar.
Por suerte o por desgracia, de eso ya se encarga el destino, de poner a cada uno en nuestra vida, en el momento indicado y por los motivos adecuados.
Que lo único que deseo es rodearme de personas especiales, que me quieran como soy, de personas a las que quiero.
Esas personas que hacen momentos únicos a un salir un día cualquiera, a una conversación, a una mañana tomando el aperitivo, a un saber que están ahí, a ser el edificio Chrysler y a saber lo que sabes.
   Cosas de mi inconsciente balance mental, ahora que pasa un año más, que tengo 365 días más de vivencias y alguna cicatriz nueva, un año más de risas, quiero mirarte a los ojos y decirte lo que no suelo verbalizar...
Cosas.
Cosas bonitas.
Que te mereces oír y yo decir.
(Me permiten un momento de debilidad?...Otro...)...
Quiero...
 Quiero una casa en la playa.
En la playa de Menorca.
Contigo.
Para darte un beso cuando quiera.


(De nuevo estoy de acuerdo con ustedes, la culpa es de Benedetti, que hace que me sienta un poco...sentimental...).
   Quiero volver a no tocar el suelo.
Quiero seguir disfrutando de las pequeñas cosas que me hacen feliz.
Quiero seguir persiguiendo lo que quiero hasta que lo consiga.
Quiero quererme.
Quiero quererte, persona desconocida que estás por llegar o que ya llegaste...no lo sé...
(Eso no está en mi mano).
Quiero viajar.
Viajar mucho.
Y comer en el restaurante de Milán de uno de mis chefs favoritos.
   Y después de todo esto...qué más les puedo decir de este pensamiento privado que una vez comparta con todos ustedes será público?...Creo que ya nada más...
Que con el paso del tiempo, con el paso de los años, uno se da cuenta de que la vida no es tan complicada como creemos, que las cosas son sencillas, sencillamente es que a veces no queremos entenderlas porque no son lo que nosotros queríamos que fuesen.
Que nos gusta complicarnos más de lo que debemos.
Y que si tienen la suerte de conocer a alguien que les haga felices, que les haga sentir mariposas, que les haga que sus ojos brillen...díganselo. Aunque ya lo sepa, díganselo.


Porque cuando alguien nos hace sentir esas cosas debe saberlo no?...sean valientes y díganlo y no sólo con la mirada...
Que nos merecemos ser felices y hay que hacer todo lo posible por conseguirlo.

P.D. :
"Quiero empezar por un comunicado oficial:
He llegado a la conclusión de que
te quiero".
-Mario Benedetti-

P.D.2:
Un gran descubrimiento Yiruma, les recomiendo que lo escuchen cuando tengan tiempo de tomarse tiempo.
Y lean a Benedetti...aunque les asuste sentirse sentimentales.
(En ocasiones yo lo hago. Leer y sentirme sentimentalmente asustada...).

(14-04-2016)
(Si un día pasas por aquí, gracias. Gracias por ser parte de mi vida. Gracias por cada vez que te he necesitado y has estado. Incluso cuando no te lo he pedido. Eres y serás ese edificio por muchos motivos que ya sabes aunque no te los diga. Tienes razón. Probablemente en todo. Y tal vez el día menos pensado te lo diga. Al final, siempre tienes razón.).




viernes, 25 de marzo de 2016

Estaba pensando en ti...

   Dice mi amiga Estefanía, que los libros llegan a nosotros cuando deben ser leídos.
Ha sido en estas páginas donde te he encontrado. A ti y a ti. El que quizás deba "morir" para que yo siga viviendo.
   Hoy, volviendo a leer este párrafo, se me sigue acelerando el corazón, me sigo preguntado cómo se puede encontrar así "de casualidad" algo tan cercano.

Tan cercano a nosotros, claro.
   Y me pregunto tú cómo lo sabes, desde cuando lo sabes...
Y me pregunto si algún día tendré el valor de decirte lo que ya sabes, de mirarte a los ojos mientras los míos se humedecen y soltarlo corriendo, "te quiero", para después respirar de golpe.
Nada más que eso sentí al acabar el libro.
La necesidad de decirte que te quiero.
Y la absoluta certeza de que nos miraremos a los ojos sin decir nada.
Y yo me esconderé en tus brazos porque me superará la vergüenza, la de la falta de costumbre de decir lo que una siente.
Y problablemente al apartarme dirás un..."ya lo sé, lo sé desde hace mucho tiempo".


Fragmento del libro
"Pasiones Romanas".
María de la Pau Janer.

martes, 8 de marzo de 2016

8 de marzo

   Muy feliz día de la mujer trabajadora a todas las mujeres!!!
A las que trabajan en casa y fuera de ella, a las que cada día se levantan con una sonrisa, a las que caen y se vuelven a levantar, a las que pueden con todo y a las que aún no se creen que puedan.
A todas la que a pesar de las adversidades continúan hacia delante, a todas las que nos transmiten la fortaleza que necesitamos cuando, como personas, a veces flaqueamos.
A todas las mujeres que se permiten de cuando en cuando llorar para acabar riendo. A todas las mujeres que día a día nos hacemos la vida más fácil a nosotras mismas.
A las que sabemos que de vez en cuando hay que parar para volver a coger impulso y a las que no podemos dejar de mimarnos.
Continúa queriéndote mujer...trabaja en esa relación cada día.
A todas y cada una, muy feliz día!!!







Ilustración Jordi Labanda.
(08-03-16)

lunes, 7 de marzo de 2016

Apple

   Señores...
El sábado estuve con mi amiga E en la Apple Store de mi ciudad. Desde primera hora. Vamos, no ayudamos al guardia jurado a abrir las puertas porque un señor le ayudó primero. Él y una señora muy aseñorada con un bolso ideal y muy divina que con toda su divinidad se coló.
Que a mí no me gusta criticar, ya lo saben, yo puntualizo. Y por muy divina que fuera, no era razón suficiente para colarse.
   El caso es, como les decía, que allí estábamos nosotras, a las diez menos diez, esperándo a que las puertas se abrieran para que mi amiga se comprase un móvil.
Y sin café para llevar, que quieran que no, es un handicap añadido.
(Bueno, para ustedes no, pero para mí sí. Ya saben que el café es la gasolinita de la vida).
Nada más entrar, como ustedes saben, te adjudican un dependiente en función de lo que necesitas. Y nada más nos lo adjudicaron, un chico encantador por cierto, lo pusimos en antecedentes.
"Te ha tocado el gordo", le dije. Sí, a mí no me gusta mentir, las cosas claras. Y no le dije que nos explicase las cosas como si tuviésemos cinco años, porque en el fondo, aunque el móvil no era para mí, cosa que tuve que aclarar en dos ocasiones, (está claro que quieren que tenga un móvil nuevo), porque en el fondo, les decía, me gustan los retos. Pero el pobre chico dependiente de la manzanita tenía que saber a qué se estaba enfrentando. "Ya será menos", respondió...
Sí claro...Pobre inconsciente...
   Tras una breve explicación sobre el móvil, después de haber elegido tamaño y color, apareció con él en la cajita precintada y un portátil en la mano.
Con el portátil pretendía acceder a la página web de la compañía telefónica para poder ver si mi amiga tenía algún tipo de beneficio si obtenía el móvil por medio del operador.
"Y lo más curioso de esto, comentaba, es que estamos viéndolo en windows..."...y nosotras sonriendo y asintiendo con la cabeza...
"Para que lo sepas, te vamos a decir que sí a todo"...entonces pasa lo que tiene que pasar, que el chico dependiente de la manzanita comenta algo como que "...y de vez en cuando, si la página no se carga sale de la pantalla Batman para ayudarme...".
Qué se contesta a algo así señores?, pues efectivamente, que si sale sólo o viene con Robin.
   Pero bueno, como ya saben, los dramas han de perseguirme allá donde voy...
Y los dramas se han venido arriba y ya no les vale con ponerme contratiempos a mí sóla. Ahora ponen contratiempos a las personas que me acompañan.
Porque los dramas compartidos son menos. O si no son menos, son compartidos.
Ustedes creen que la página del operador, que se veía en windows en apple se quería cargar?, pues no. La página no se cargaba. Pero no se cargaba ni a la de tres, ni a la de cuatro, ni nunca...
Y el chico todo apurado. Y se iba y volvía con el ordenador. Y se disculpaba. Una y otra vez.
Nosotras no. Nosotras estábamos muy tranquilas. Sí...somo así. Tranquilas.
Hasta que llegan los problemas. Porque los problemas llegan.
   Cuando conseguimos que la página cargase, el operador no ofrecía el móvil.
Se dan cuenta no?...lo digo porque luego dicen que siempre soy yo. Y ya ven que no. Pero no pasa nada. Nosotras habíamos ido a por el móvil y sin móvil no nos íbamos a marchar. Además ya nos habíamos hecho amigas del chico dependiente de la manzanita/solucionador de problemas/soy profesor de spinning.
Sí, eso nos lo contó mientras esperábamos que cargase la página que no cargaba, mientras le decíamos que sí a todo.
Menos cuando nos dijo lo de profesor de spinning que añadimos un aaah sí?...y pensamos lo que se piensa en estos casos y verificas cuando vas detrás de él subiendo las escaleras.
Efectivamente.
Que haría mucho deporte.
Si ustedes han pensado otra cosa ya es su problema...
   Ya teníamos todo señores, el móvil, la página cargada...la ilusión renovada...mi amiga E por el móvil, yo por la promesa de que nos íbamos de brunch...Pues no.
Faltaba un papel.
Así que el dependiente/chico simpático/casihéroedeldía/profesor de spinning/manzanita cuántos problemas das se llevó el móvil de nuevo al cuarto donde guardan los móviles que llevan manzana y nos dijo que volviésemos con el papel, que nos esperaba.
   No sé qué decirles...no sé si me causó más estupor oír a un hombre decir que esperaba o ver en el horizonte el brunch que nunca iba a llegar.
Oigan...pues nos fuimos a la oficina de mi mi amiga a por el papel. Y cogimos el papel y volvimos a la tienda.
   Y yo no quiero decirles nada, pero tener que volver a explicarle a un dependiente nuevo toda la historia desde que habíamos llegado, francamente, no me apetecía.
Así que nada más llegar y antes de que nos asignasen un nuevo dependiente le dijimos a la chica que nos estaba atendiendo el chico encantador al que Batman le ayuda cuando las cosas no van bien.
Y estaba ocupado con otro cliente. Que yo no quiero parecer egoísta, pero jolines...pues que deje de atender a esa persona y vuelva con nosotras que ya nos estaba atendiendo primero, es que si los demás no ponen de su parte...
Nos asignaron una nueva dependienta, encantadora también. Ahora que no faltaba ningún papel y la página decidió que sí que se cargaba, pudimos llevarnos el móvil.
Pero no crean que ya estaba todo hecho, no que va...
Porque una vez has decidido el móvil y finalmente te lo puedes llevar, has decidido que necesitas una funda y un protector de pantalla. Y que por supuesto, el protector han de ponértelo allí. Porque los protectores de pantalla los carga el diablo. Y los carga de burbujas.
Y es aquí cuando uno se da cuenta de que no hay sólo un casi héroe del día, sino una heroína también.
Con una gran destreza, la chica metió el móvil con su recién pegado protector en una especie de sandwichera que lo dejó sin burbuja alguna. Lo ven no?, esta clase de personas son un sí.
Un sí muy grande.
Ahora sólo faltaba ponerlo a punto y podríamos marcharnos.
Hombre...no se pensarían que nos íbamos a ir de allí sin poder salir por la puerta hablando y mandando mensajes. Y que nos surgiera algún contratiempo más.
Y contratiempo no surgió ninguno...pero señores, cómo pueden tardar tanto las cosas en cargarse? Si sólo es un móvil...al final tendrá razón el chico encantador/profe de spinning...que el móvil si lo miras no carga. Como el arroz cuando quieres que hierva.
Tres horas después, no café, no brunch...pero tenemos móvil!!!




Ilustración, Jordi Labanda.
(07-03-16)

martes, 9 de febrero de 2016

14 de febrero...

   Puesto que se acerca el 14 de febrero, sólo quisiera decirles...  
   Feliz día de los enamorados a todos...
A los que están enamorados y son correspondidos y a los que estándolo, no lo son.
A los que se han vuelto unos cínicos pero a pesar de todo, se vuelven a enamorar.
A los que lo están, pero no quieren reconocerlo. A los que lo están, pero no pueden decirlo.
A los que a pesar de las derrotas, lo intentan una vez más.
A los que se enamoran por primera vez y a los que no dejan de hacerlo.
A los que prometen que será la última.
A los enamorados de un imposible.
A los enamorados de lo prohibido.
A los que se enamoran de quien no deben.
Los que se enamoran cuando no quieren.
A los enamorados del amor.

A todos...feliz día.
Y a ti...
a ti sólo decirte que no debería decirte que probablemente me enamoré de un imposible, de quien no debía, cuando no debía...ni quería. Como si eso se pudiese elegir no?...
Que tú nunca fuiste mi "esta es la última vez"...porque sí, soy de esa clase de persona que se ha convertido en una cínica, pero para alguien como tú encontré la ilusión tras esa "esta es la última vez". Aunque no quise verlo, aunque tardé en reconocerlo, aunque cuando lo hice salí corriendo...(como siempre para luego regresar)...
Aunque no sea el momento, aunque acabe en un final no feliz...







(09-02-16)
Ilustración, Jordi Labanda.

lunes, 1 de febrero de 2016

Hashtag mujeresreales

   Hace poco escribí algo en mi facebook...
"Lo de mujeresreales se os está yendo de las manos"
Con hashtag por delante, claro. Porque ahora todo lo lleva. 
Menos mal que para hablar no podemos incorporarlo. Se imaginan?, ver a alguien y al saludarlo decirle "hashtag hola" y el otro repitiendo lo mismo.
    Pero a lo que iba, a lo de aplicar a casi todo lo de mujeres reales. Pero a casi todo vamos. Que creo que un día voy a tomarme un ibuprofeno y van a publicitarlo como el mejor remedio para las mujeresreales.
En ambos casos, ibuprofeno y mujeresreales, con su correspondiente hashtag claro, sino pierde todo su sentido.
   Aunque, ahora que pienso..mujeres reales somos todas no?...

...vamos, digo excluyendo a los robots, a los robots mujeres claro.
Que esto ahora que caigo, no pasa con los hombres no?, quiero decir, tampoco lo he visto ni lo he buscado, pero hay algún hashtag de hombresreales o es que no está tan popularizado como el de las mujeres?...voy a ver...
Oigan..que sí que hay. Eso sí, con poco más de trescientas publicaciones frente a las más de doce mil de las mujeres... 
   Oigan, que no lo digo a modo de enanita gruñona eh?, como marketing me parece de lo más acertado. Promover la autoestima hacia una misma, debería hacerse desde la más tierna infancia, porque al fin y al cabo las más críticas somos nosotras mismas. Para nosotras y entre nosotras. 
Quisiera rescatar una frase de un anuncio de "mujeres reales" que me parece muy apropiado, muy oportuno, muy conveniente, idóneo y apto y se me terminan los sinónimos, pero aquí está..."midas lo que midas siempre vas a estar a la altura".
Pienso grabármelo y hacer que no se me olvide nunca. 
   Luego hay otro campo. El de la moda. Y que es al que me refería el día que puse esa frase en mi facebook. Al que este tipo de digamos...técnicas de venta le vienen muy bien.
Y digo esto basándome en muchas publicaciones que encuentro de camisetas, pantalones, tops, chaquetas etc y que son para mujeres reales...(con el consiguiente hashtag por delante, ya lo saben)...
Que quieran decir que todas somos reales me parece perfecto, incluso que hagan anuncios con mujeres no modelos...
Extrañamente la publicación reza que es para mujeres reales pero la modelo lleva una talla 36.
Claro, que de todos es sabido que todas las mujeres reales llevan esa talla. O sea que yo no soy real. Ah sí. Pero un poco no...
Indudablemente la moda es imagen. Y la imagen tiene que vendernos esa prenda. Y no vengamos de nuevos, una prenda no se vende igual en una mujer u hombre con unas "determinadas medidas" que en otra u otro que no las tiene.
Porque aquí trabaja la vista. Y por la vista se nos ha de vender el producto.
Como cuando vamos a una pastelería y nos llama la atención uno u otro pastel...
   Una señora con sobrepeso no es el prototipo de mujer real. Tampoco lo es una mujer extremadamente delgada.
Real es, evidentemente. Pero no es el prototipo de mujer HABITUAL ni está bien con su sobrepeso o falta de peso. NO por estética, sino por salud.
   Está hecha la moda para mujeres reales?...sí claro...otra cosa es que quepas en la talla de lo que te quieres comprar. Que se parece pero no es lo mismo.
Yo soy una mujer real?, presuntamente sí.
Porque le acabo de preguntar a mi madre y me ha dicho muy seria que me deje de tonterías y le diga qué quiero para comer.
    En fin...siendo real o no, quepo en toda la ropa que quisiera?, presuntamente sí, pero no.
Porque como en todos los casos...siempre hay un "pero". Un "pero" y una ley de la gravedad a la que nadie ha invitado pero con el paso del tiempo o del peso, hace acto de presencia. O de cualquier otra causa que te confiere ser una mujer normal.
(Normal pero divina).
Me encantan las blazer de un botón. Sobre todo las de corte smoking. Me las puedo permitir?, no. Porque inexplicablemente, su corte hace que a la altura del pecho se me creen dos pinzas en las solapas.
(Su corte y mi pecho no me lo permiten, así que odio cuando veo una publicación con una blazer que dice que es para mujeres reales porque yo no me la puedo poner. Y porque tampoco le veo sentido a la frase. Y no se olviden del # por dios...no lo olviden nunca). 
   Ejemplos habrían infinitos, ya lo saben y los sufren...
La nueva moda de que casi todo sea oversize es muy cómoda. Siempre que seas alta, porque sino parece que llevas puesto un saco.
Tener un pantalón de la talla 36 y un short de la misma tienda que sea la 40 no es coherente. Imaginen si una chica que gasta una 42 quisiera un pantalón de allí...pues ya se le escapa la talla y no lo puede tener...y eso que es para mujeres reales...
   Coherencia a la hora de poner # # hashtag, hashtag a casi todo, que la moda es moda y las mujeres somos reales sí, pero no siempre han de ir unidos los conceptos...
Claro que entre otras cosas, la moda no es coherencia.
   La moda es otra cosa. Pero la moda con mayúsculas. No las tiendas de moda.
La moda de diseñador, la de alta costura...esa es ilusión, fantasía, sueño, accesible para quien se lo puede permitir...así ha sido y así será...
   Y luego está Elie Saab...que indiscutiblemente no es real.




Ilustración Jordi Labanda.
(01-02-16)

miércoles, 20 de enero de 2016

Tupper...

   Señores el otro día estuve en una fiesta.
En una fiesta "tupper".
Saben perfectamente lo que es eso no?, lo que es una fiesta y lo que es un "tupper". Vamos, las fiambreras de toda la vida, pero como somos de ponerle nombres extranjeros a las cosas la llamamos "tupperware" y como nos gusta acortar los nombres, "tupper". Menos una suegra que tuve una vez...ella llamaba a las cosas por su nombre.
Ella no decía "tupper", no. Ella lo decía como suena en español. En español o en su propio idioma. Y no era otro nombre que "tupervare". Y ya está.
Pero tampoco era una fiesta de fiambreras/tupervares.
   Era un "tupper sex", ja, ja, ja, ja. Qué bonito.
   Imagínense el panorama...una docena de mujeres, que tuvimos que agregar a otra para no ser trece en total con la organizadora porque tenemos una amiga que no le gusta que seamos 13 cuando nos reunimos.
Que no es capaz ni de decir que somos trece, siempre dice que somos doce más uno...
(Bueno, cada uno tiene sus propios amigos, qué quieren que les diga...le tenemos aprecio y evitamos ser trece para no convocar al demonio...entre otras cosas porque entre nosotras ya tenemos a un demonio, no necesitamos a otro...).
   Todas ahí sentaditas, esperando a la organizadora, como si fuésemos buenas y todo...cenando tranquilas, hablando en un tono...tranquilo...hasta que llegó.
Llegó la mujer con su maleta y se perdió la tranquilidad.
La tranquilidad, el hablar tranquilo...se perdieron hasta las formas. Y se llenó todo de risas, risas y más risas.
Se lo recomiendo a todo el mundo.
   Como les decía llegó la mujer y comenzó a sacar productos de su maleta, una maleta que ya la quisiera yo cuando me voy de viaje, que parecía el bolso de Mary Poppins...
Empezó con geles...de piña, de cereza, de fresa, de chocolate..., aceites, velas, dados..., bolas...(chinas, digo...)...anillos...patitos de goma.
Patitos.
Chiiissst...cuidado que el pato llevaba boa de marabú...cuidado.
Y algunas, "aaay...yo de eso he tenido, aaay yo eso no, uy el anillo da cosquillas, uy pues eso es muy bueno para ejercitar..."...
Lencería...normal y comestible.
Y con agujero. Y ligueros.
Y mi mejor amiga que cómprate unas.
Que digo yo algo...(igual que se lo dije a ella...)...lo de los ligueros no es útil. No es útil porque lo quieres enganchar en la blonda de las medias, no se engancha bien. Luego alguien te lo tiene que quitar, no lo sabe quitar...has de acabar quitándotelo tú...y por comodidad no te lo vuelves a poner...
Oigan, que le doy toda la explicación así muy seria, muy convencida porque sé de lo que hablo y me dice que no se refería al liguero...
Y para eso me hace que le de toda la explicación?...dime directamente lo que quieres que me compre, o mejor, ten un detalle y regálamelo...
Y la señora organizadora, "esto para la que le guste que le aten..." dijo sacando unas esposas de la maleta/bolso/puerta a Narnia y claro, como lo dijo así al aire...todas mirándonos unas a otras a ver a quién se lo decía o quién las cogía.
De peluche. Jajaja...
Y un "va, cógelas que te gusta que te aten y además son de color rosa...", seguido de un "chiiiiisssttt"...
Y fustas. También con peluche. Y sin peluche.
Y un..."pero si la fusta es de peluche...no es muy útil no?", "pues esa fusta tiene que hacer daño...", y un "y cómo lo sabes?"..."naaah, por Grey..."..."si en Grey no habían..."..."que sí..."...
(Grey ha hecho mucho daño a algunas amigas...)...
   Después de todo esto siguió con el "producto estrella" como ella lo llamó...los vibradores.
Yo no digo ná y se lo digo tó.
Risas, grititos, expresiones varias...
   Un escaparate de...un escaparate de formas, tamaños y colores...qué espectáculo.
Yo no había visto tantas juntas. No había visto tantas juntas desde un día que fuimos a una tienda erótica a comprar productos para una despedida de soltera.
Que ya sé lo que están pensando, que es mentira y no era una despedida de soltera...pero a ver...cuándo les he mentido yo?, lo que pasa es que no vamos a documentar esa visita...ni la visita ni las compras...
   Lo que les estaba contando, que me pierdo entre..., que me pierdo.
   Saca la señora organizadora todos los aparatos de...de compañía no?, de estar contentas o muy contentas no?...qué diversidad...con perlas, sin perlas, giratorios, sin girar, con forma de animalito de granja, con accesorios...con accesorios señores...total...era total...
Y ante ese escaparate, nada más se le ocurre a una decir..."uy, yo esto no que ya con lo que tengo...". Hale. Y se queda tan tranquila.
Ahora ustedes díganme cómo vamos a mirar a la cara al novio de nuestra amiga. No podemos...
No porque aunque tú estés mirándole a la cara, no estás pensando en eso, de hecho es que ni le escuchas... Estás pensando en lo otro.
Vamos como los señores cuando una mujer les está hablando y ellos están ahí, sin escuchar, mirando ahí...a los ojos...los de la camiseta... 
   Bueno señores...que me dan uno, rosa, que era el color de casi todo lo que me llegaba a mí y me dice la señora, aprieta el botón.
El botón...saben?...
Primero que el botón no se veía... Claro...cómo se iba a ver si sólo se veía...el aparato...
En fin...(carraspeo)...y luego le doy al botón y se me escapa de las manos...
Señoreeeees...que eso no vibraba...que cayó al suelo e hizo camino...
Y claro, todas...aaaaaaah...que viene!!!, como si se tratase de una amenaza alienigena o algo...aunque bueno...un poco amenazante era...
   Después nos enseñó una especie de huevo con control remoto.
Y otra vez todas al grito...
Buenooo...que si "yo quiero uno, que si mi amigo tiene uno..., que si no me gusta porque el control remoto lo tiene otro, uy a ver si se equivoca y coge el mando que no es..."...
(Sí señores, una de nuestras amigas no cree en la cesión de control...y otra cosa...hay que ser muy torpe para equivocarse de mando...Vamos que yo conozco al novio de mi amiga y tan tontito no es...)...
   Al final mucha risa y para la señora organizadora con el bolso más grande del mundo mucha compra...
Porque comprar, compraron... Compramos...
Qué compramos?...tendrán que venir a la próxima reunión...
Lo que pasa en el tupper...se queda en el tupper...




(20-01-16)

viernes, 15 de enero de 2016

Un attimo di debolezza...

   Sigue siendo algo sorprendente para mí reconocer "ciertas" cosas.
Eso es lo que le dije a mi amiga E. Que suponía que ella ya lo sabía, pero...había acabado pasando, tenía que reconocerlo.
Y ella, supongo que muy seria, porque estaba al otro lado del móvil, dijo que sí, que ya lo sabía...
Que a veces es algo que está tan interno, que cuesta decirlo. Sobre todo cuando es algo con lo que luchas.
Ella como siempre imponiendo su cordura.
   En realidad creo que lo sabes hasta tú. Porque me lo has dicho muchas veces.
Vamos, que lo sabíais todos menos yo, que no he querido reconocerlo hasta que has cerrado los ojos para besarme, abriendo los míos.
   Sabes?, es que no sé decir te quiero.
No sé hacerlo si detrás no va otra palabra que minimice de algún modo esas ocho letras.
Y como la última vez que lo dije fue hace tanto, casi lo había olvidado.
A ti ya te quería de antes, verdad?, sí, probablemente. Pero estaba muy ocupada empezando a querer a otro, a ese al que le dije que le quería. Y sabes?, esa vez era verdad.
Ya ves, para una vez que lo digo...y mira cómo acabó todo...
Con lo acostumbrada que estaba yo a no decir nada...con lo acostumbrada que estoy...
   Y ahora tengo eso ahí...atropellándose en mi garganta, pero no te lo voy a decir, porque ya lo sabes. Pero sobre todo porque estoy acostumbrada a no hacerlo.
Volverá a ser un secreto. Uno a voces. Uno entre tú y yo. Algo que sabemos pero no comentamos...

   Aunque mis ojos te lo digan...será nuestro secreto...



Ilustraciones, Jordi Labanda.

lunes, 11 de enero de 2016

Los propósitos de año nuevo...

   Hace algo más de una semana que empezó el nuevo año.
Y los propósitos.
Los propósitos son estos actos de fe que apuntamos en un papel con la firme intención de cumplir y que guardamos en un cajón a la primera de cambio para cuando acaba el año y empieza el otro, hacer balance y ver cuántos de esos propósitos hemos cumplido.
Los propósitos son esos actos, esas cosas que empezamos con mucha ilusión y luego se va pasando.
Como las relaciones...jajaaa
Que al principio las cogemos así como con muchas ganas y luego pues eso...que el tiempo pasa...y las ganas también.
   A lo que iba...los propósitos de año nuevo. Que casi siempre son los mismos...son como los básicos de todos los años...

    1-Perder peso.
Un clásico. Porque las navidades no perdonan y cogemos peso. Eso es así. Y lo mismo que lo cogemos queremos perderlo. Y con mucha ilusión nos decimos a nosotros mismos que hemos de comer mejor y más sano. Porque es bueno para la salud y así el verano no se nos echará encima con su operación bikini...
Este no es nunca uno de mis propósitos. Porque no creo en las dietas. Las dietas no existen.
   2-Hacer más ejercicio.
Otro clásico de cualquier época del año. Todos queremos hacer más ejercicio. Porque empieza el año, porque empieza el verano...porque empieza lo que sea...
   3-Dejar de fumar.
Dejar de fumar es un propósito que deberían cumplir señores. Yo hace muchos años que dejé de fumar y no por propósito de año nuevo, sino por perder una apuesta. Dejen de fumar. Fumar no es bien.
   4-Aprender inglés.
Aprender inglés o el idioma que sea también es muy propósito de año nuevo y de la vuelta de vacaciones cuando salen los coleccionables.
Aprender idiomas es bien. Hasta que se nos pasa la fiebre por aprender y esperamos que en el chiringuito de la playa el hombre con el que liguemos nos entienda en nuestro propio idioma que vamos creando conforme surgen las circunstancias y aumentan las cervezas.
   5-Salir a caminar.
 Propósito que muchas personas entienden como el trayecto que va desde la puerta de casa hasta el coche.
   6-Recortar la tarjeta de crédito.
Si ya es difícil hacer régimen, este propósito se le puede dar la mano.
   En definitiva...actos que intentamos cumplir y pocas veces conseguimos pero que siempre escogemos con mucha ilusión.
Yo hace años que dejé de escribir propósitos para año nuevo, que con mucha ilusión escribía en un papel y guardaba en un cajón para olvidarlos la primera semana del mes y el último mes del año recuperaba para ver cuántos había cumplido, es decir ninguno.
   Este año no. Este año no los he apuntado. Los tengo en mi cabeza...que es un archivador selectivo de cosas, circunstancias y momentos.
Y entre ellos están los típicos...
Pues aprender inglés o esperar ligar con un italiano que para eso ya sé el idioma, salir a caminar más allá de la puerta de casa hasta la puerta del coche, comer sano con esos batidos de colores que llevan fruta recién exprimida y envasada en botellas muy bonitas a la vez que prácticas y hacer ejercicio.
La tarjeta no la puedo romper está claro, sino a ver cómo me compro la ropa para hacer running...a ver si creen que ahora puedes ir a correr con cualquier cosa...
Hasta diciembre...en que vuelva a hacer balance y vea que cumplir...pues he cumplido pocos o ninguno...


(11-01-16)